18 de enero de 2018

2554- CATEDRAL DE RODA DE ISÁBENA.

Iglesia ciertamente interesante y curiosa, con similitudes arquitectónicas con la de la Aínsa medieval. Visité ambas algunos años atrás pues la de Roda, además de ser la primera Catedral del antiguo Reino de Aragón, tiene la peculiaridad de estar ubicada en un pueblo que apenas si sobrepasa los 50 habitantes. Hoy, la llamada Catedral de San Vicente y San Valero, tan solo es una iglesia parroquial pero en la Edad Media fue sede episcopal y centro del poder político. Roda de Isábena es una pequeña localidad de la comarca de la Ribagorza, dentro del Pirineo aragonés. No hay otra localidad más pequeña con sede catedralicia. En el siglo X el Condado de la Ribagorza se consolidó como centro de poder y al que se unieron un siglo después Aragón y el Sobrarbe para formar el Reino de Aragón
La iglesia, entonces catedral, fue fundada por San Valero y consagrada el día 1 de Diciembre del año 956 por el obispo Odisendo, una fecha en la que la mayor parte de España todavía estaba dominada por los musulmanes.


De hecho en el 1006 una incursión sarracena destruyó el edificio primigenio aunque la restauración no se hizo esperar y el edificio que podemos contemplar hoy fue consagrado en 1030 por el obispo Arnulfo. Este obispo dedicó la nueva construcción a San Vicente y San Valero, ordenando el traslado de los restos del santo. A principios del siglo XII el obispo San Ramón consagró varias capillas, reformó la cripta central e inició la construcción del claustro con los recursos donados por Ramiro II de Aragón, llamado el Monje. En 1137 Ramiro comprometió a su única hija Petronila, de un año de edad, a Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, que ya contaba entonces 25 años. Fruto de aquel matrimonio nacería en 1152 el infante Pedro de Aragón que moriría al poco tiempo. El segundo en nacer fue el infante Alfonso que, tras la muerte de Ramón Berenguer IV y la abdicación de Petronila a su favor, reinaría a partir de 1164 con el nombre de Alfonso II de Aragón.

RAFAEL FABREGAT

6 de enero de 2018

2553- LOS REYES MAGOS.

La historia y leyenda de los Reyes Magos está plagada de contradicciones. El origen de esta realidad empieza con el apóstol y evangelista Mateo. En sus textos, que forman parte de La Biblia en su Nuevo Testamento, nos dice que poco después de que naciera Jesús de Nazaret llegaron a Jerusalén, procedentes de Oriente, unos Reyes Magos preguntando por el rey de los judíos que según sus noticias había nacido en Belén.
- Atendiendo la profecía, hemos visto su estrella y hemos venido para adorarle. No se hablaba allí de cuantos eran esos reyes ni cual era su raza. El caso es que la noticia dada por estos personajes llegó a oídos de Herodes que efectivamente comprobó que la profecía señalaba Belén como lugar de nacimiento para el esperado Mesías.

Los Reyes visitaron antes a Herodes que, tratando de engañarles les dijo que fuesen a Belén y que allí se verían puesto que también él quería ir a adorar a este hijo de Dios. 
En realidad Herodes quería saber exactamente donde había nacido aquel posible adversario para acabar con él. 
Sin embargo, tras su entrega de presentes, los Reyes Magos regresaron a sus países sin volver a entrevistarse con Herodes.
Una recopilación de las diferentes versiones existentes sobre la adoración de los Reyes Magos a Jesús, llamada la "Liber Pontificalis" y fechada en el siglo IX, cita que estos personajes debían ser tres, pues tres eran los regalos que recibió el recién nacido. Ya en el siglo III el teólogo Orígenes ya aseguraba que estos personajes eran tres, lo que fue confirmado en el siglo V mediante declaración del Papa León I. Sea como fuere esta versión fue la que acabó imponiéndose. 

En el siglo IX también se popularizaron sus nombres: Melchior, Gathaspa y Bithisarca, ya nombrados en los Evangelios Armenios del siglo IV pero no reconocidos por la Iglesia Católica hasta su inclusión en el citado "Liber Pontificalis"
Sobre el hecho de llamarles Magos, parece referirse a sus conocimientos sobre astrología y no a que tuvieran poderes de ninguna índole. En cuanto a su origen, se ha dicho de todo, pero la versión mayormente aceptada es que eran de reinos del sur de Arabia, entonces territorio persa. En un evangelio armenio del siglo V se dice que Melchor reinaba sobre los persas, Gaspar sobre los árabes y Baltasar sobre los indios. Sobre su categoría real Quinto Séptimo Tertuliano escribió en el siglo III que en el Salmo 72 de los Libros Sagrados se decía que los reyes de Saba y Arabia le trajeron regalos a Jesús, motivo por el cual se los llamó Reyes a partir de ese momento.

Independientemente de todas la leyendas que giran alrededor de los Reyes Magos, nació también la tradición de su desgraciado final. Bautizados por Santo Tomás, empezaron a predicar el Evangelio dejando tras de sí numerosos seguidores de la fe de Jesucristo, motivo por el cual fueron finalmente apresados y martirizados. Los diferentes autores fechan su muerte alrededor del año 70 d.C. siendo enterrados en una misma fosa que tres siglos después Santa Elena mandaría desenterrar para llevarse sus restos a Constantinopla. Nada más se dice de estos restos hasta el año 1162 cuando el pirata Barbarroja atacó la ciudad y los huesos de los Reyes Magos fueron trasladados a Colonia, donde se construyó una iglesia en su honor y donde, todavía a día de hoy, se encuentra el relicario donde descansan sus restos.

RAFAEL FABREGAT

3 de enero de 2018

2552- EL COLOR ISABELINO.

Aunque la higiene personal hace ya mucho tiempo que está extendida, hasta hace bien poco, lavarse todos los días no era en absoluto recomendable por los médicos. Todavía hoy existe la creencia médica de que los animales y también los humanos, generamos de forma natural sustancias que nos protegen de posibles infecciones, tanto o más que la propia higiene corporal, hoy tan absolutamente necesaria. Lo de la ducha diaria es una moda lanzada al viento por los fabricantes de jabones y cosméticos, que a cuenta les está el venderlos de forma masiva. Claro que esto no tendrá marcha atrás puesto que, en la actualidad, nuestras narices ya no están acostumbradas a percibir el olor corporal que cada uno de nosotros emana quizás sin saberlo y que no tiene el por qué ser desagradable.

Se llama "color isabelino" tanto a esta fragancia personal como al tono con el que puede manchar la ropa si no la lavas con la frecuencia suficiente. El motivo de denominar "isabelino" a este fenómeno viene de mediados del siglo XVI, cuando el rey Felipe II de España entregó a su hija Isabel Clara Eugenia de Austria los Países Bajos y el ducado de Borgoña como dote por su boda con el archiduque Alberto de Austria. El año 1601 los Países Bajos se alzaron en armas contra la Corona en respuesta a los elevados impuestos y a las imposiciones religiosas. Sitiada la ciudad de Ostende (Bélgica) Isabel pronunció aquella famosa frase de que "no se cambiaría de camisa hasta que no se tomase la ciudad" pero la conquista duró más de lo esperado.

Los Tercios del Imperio Español no consiguieron conquistar Ostende hasta tres años después (1604) y con un saldo de más de 100.000 muertos. 
No sabemos si cumpliría su palabra, pero la leyenda da por hecho que la archiduquesa Isabel no se había lavado en esos tres años con lo cual, por mucho cuidado que pusiere, el color de su ropa interior habría dejado de ser blanca para tornarse en un blanco cremoso que a partir de aquel momento se llamó "el color Isabelino". 
Bromas aparte y aunque nadie ponga en duda el buen gusto de la soberana de los Países Bajos, en la Europa del siglo XVII la higiene brillaba por su ausencia ya que incluso los palacios carecían de lugares de aseo, puesto que no había agua corriente ni alcantarillado y las aguas residuales discurrían sobre calles y plazas.

Naturalmente el pueblo llano no era mejor y solía emplear el agua solamente para beber. A lo sumo solían restregarse "en seco" la suciedad, apoyada esta forma de actuar por los propios médicos que desaconsejaban la limpieza en profundidad. Desde la propia medicina estaba extendida la creencia de que la salud dependía del equilibrio entre los diferentes "humores" que se integran en el cuerpo humano. Ya que los malos humores son evacuados de forma natural, lavarse no era aconsejable puesto que abría los poros y favorecía la entrada de enfermedades. De hecho en la obra Don Quijote de la Mancha, éste solo se lavó tres veces en toda la larga novela. Sin embargo sí aconsejó a Sancho Panza que se cortase las uñas diciéndole: "algunos no lo hacen, pensando que hermosean sus manos, pero yo lo veo asqueroso".

RAFAEL FABREGAT

2 de enero de 2018

2551- ¡LES VA A VOTAR SU PADRE!

Pretender que las pensiones de jubilación e invalidez se autofinancien con las cuotas de los trabajadores, es lo mismo que pretender que los políticos cobren el sueldo base interprofesional y lleven su fiambrera a las comidas de trabajo. Los gastos del Estado se financian de todos y cada uno de los impuestos que pagamos los españoles, todos excepto la Seguridad Social y especialmente las pagas de jubilación e invalidez que, gracias al Partido Popular, obligatoriamente tienen que salir de los ingresos que por ese concepto pagamos los trabajadores españoles, seamos autónomos o por cuenta ajena. ¿Por qué no lo hacemos al revés?. Que todos los sueldos de políticos y funcionarios salga de las arcas de la Seguridad Social y las pensiones que lo hagan de los ingresos de la Hacienda Pública. Pandilla de indeseables... ¡Les va a votar su padre!.

¿Quien tiene más merecida la paga mensual, el trabajador que ha cotizado 35 o 40 años o el "musculitos" que ha ingresado en el cuerpo de la Guardia Civil la semana pasada?. Al Partido Popular, ¿no se le cae la cara de vergüenza subiendo las pensiones un 0,25% (poco más de 1 euro al mes) cuando el IPC oficial se aproxima al 2% y la realidad supera el 3%?. Claro, claro... Para la "galería" es mucho más importante repartir pagas de 426 euros mensuales a quienes no lo merecen, a quienes no se lo han ganado, que garantizar el poder adquisitivo de jubilados y pensionistas. Si hay que matar de hambre a alguien, que sea a quienes apenas tienen fuerza para quejarse. Moros y rumanos, con 30/40 años y unos huevos como sandías, cobran ellos, sus mujeres, sus padres y sus abuelos, a la vez que ellos se ganan la vida trabajando al campo o haciendo chapuzas de todo tipo, sin declarar nada. Todos con médicos y medicinas gratis.

Por supuesto los hijos también con colegio y libros gratis, además de comedor sin pagar un solo céntimo. En los pueblos todos nos conocemos bien y sabemos cual es esta realidad. Tres o cuatro pagas por cada casa, mientras ellos trabajan en todo lo que sale y ellas cuidan limpiando casas o cuidando ancianos, de tal forma que una sola familia puede reunir al mes unos ingresos superiores al sueldo bruto de Secretario de Ayuntamiento. Para colmo de injusticias, cada quince días recogen un vale de Ayuda Social que les provee de toda clase de alimentos. ¿Qué hacen con ellos?. ¿No lo saben?. Pues yo se lo diré... Elegir lo que les apetece y el resto tirarlo al contenedor de la basura más próximo a su domicilio. Ni tienen hambre ni vergüenza y todos ellos portadores de teléfonos de la más alta gama y dos cajetillas de tabaco rubio por persona y día, con desayuno en el bar y cervezas de tarde y noche. 

He sido durante años socio de la Cruz Roja y me conozco de Pe a Pa el funcionamiento de Caritas, no teniendo en este momento contacto alguno con ninguna de estas organizaciones.
Mientras el gobierno del Partido Popular se lamenta de no poder soportar las cargas de la Seguridad Social, cada día aumentan los beneficiarios y de la "caja única" y disminuyen los cotizantes. De todas formas, con este funcionamiento, poco importa que los cotizantes suban o bajen puesto que nunca habrá dinero suficiente para cubrir las necesidades del sistema. La única solución que se les ocurre a esos zánganos de la política es aumentar la mensualidad a los sufridos trabajadores y retrasar la fecha de cobro a los que han llegado a la edad de jubilación. 
- ¡No se puede soportar! -nos dicen- ¡Hay que hacerse un seguro complementario...!
Por si el atraco del gobierno a los jubilados les parece insuficiente, una vez más los Sindicatos han luchado por subir el Sueldo Mínimo Interprofesional, pero se han olvidado de los Pensionistas. Todos a darle palos al más débil. ¡Les va a votar su padre!.

RAFAEL FABREGAT

1 de enero de 2018

2550- FELIZ AÑO NUEVO 2018.

No importa que seas seguidor o no de este Blog, como tampoco importa que quien lo edita, goce o no de tu estima. Allá cada cual con sus ideas. 
Libertad para todos, pero sin perjudicar a los demás. Libertad personal y de conciencia ya que, cuando tus libertades afectan negativamente a las de los demás, no estás ejerciendo la libertad, sino el libertinaje y todo lo que éste conlleva de daño hacia los que te rodean.
¿Tonterías?. Puede ser, pero también son realidades que destrozan las relaciones humanas y hasta el propio planeta que nos acoge. 
La vida podría ser mucho más feliz, acatando tan solo un Mandamiento:
"Ama al prójimo como a ti mismo. No hagas a los demás no que no quieras para ti".
Parece algo simple pero, por lo visto, no lo es. De hecho es un comportamiento imposible de llevar a cabo, debido al egoísmo que todos llevamos dentro.
No tenemos remedio, el demonio anda cerca, pero estoy convencido de que algo más podríamos hacer. ¿A qué esperamos pues para llevarlo a cabo?.
Os deseo a todos lo mejor para este nuevo año recién comenzado... Salud, Paz y Trabajo. Por ese orden. La mezcla de esos tres factores os dará por añadidura la Felicidad.
¡Feliz Año Nuevo 2018!.

RAFAEL FABREGAT CONDILL

29 de diciembre de 2017

2549- VIVIR DOS VECES.

Nadie quiere morirse, pero nadie quiere volver a nacer. Así lo afirman todos a quienes les preguntes. Morir no, pero volver a nacer... ¡Tampoco!.
- ¡Quita, quita!. -te dicen- Con una ya he tenido bastante...
Es lo que pasa. Quien más quien menos ha tenido más de un desengaño. Con padres, hermanos, amigos, novias, esposas... Pensar que, a pesar de la experiencia adquirida, estos percances pudieran repetirse hace que los deseos por tener otra vida dan más pereza que deseos por "disfrutar" esa nueva oportunidad. No, no, Ya está bien. Tal como se ha dicho antes, la respuesta más repetida es que con una vida ya hemos tenido bastante. Extraño que no queramos morir, pero tampoco repetir. 

Por extraño que nos parezca, es lo que hay. Especialmente cuando preguntas a sujetos de una cierta edad. Exceptuando a las mujeres y cuatro más desenvueltos, la mayoría de la gente es tímida por naturaleza, al menos frente a desconocidos. Adquirir el desparpajo del que gozan los caraduras cuesta media vida, esa primera vida que por la juventud que uno tiene en esa etapa podría ser la más feliz y provechosa. Al que estás empezando a moverte como pez en el agua te has plantado en la cuarentena y ¿a donde vas con 40 tacos a tus espaldas...? 
- Estoy cansado, no me apetece, me duele la cabeza, tengo un compromiso anterior, lo siento pero no puedo, ya nos veremos... Pero es una simple crisis existencial. El tiempo pasa inexorable y llegan los cincuenta sin apenas darte cuenta. En ese momento llegan de verdad, los dolores de cabeza, el cansancio, la falta de ganas de todo. En fin, el caos existencial. El saberte de vuelta de todo. ¡Coño, esto... ya está!

Dicen que, a partir de los cincuenta, todos los cambios que experimenta el ser humano son a peor. Yo no sería tan pesimista. Siempre digo que la vida empieza a los cuarenta. Mayor solidez laboral y económica, los niños criados y las emociones amatorias estabilizadas. En los temas de salud, los cuarenta años son un momento de plenitud para el cuerpo humano. Si hay algún problemilla aflora y es corregido sin mayor dificultad y la mayoría ni eso. Que algunos sufran una crisis de ansiedad por cumplir los cuarenta, no tiene justificación alguna y ni siquiera a los cincuenta hay problema alguno, siempre que la salud acompañe. Quienes ya hemos pasado por ahí sabemos que es una buena edad para cualquier cosa y el mejor momento para hacer frente a cualquier situación. Nada pues de agobios. A los sesenta ya es otra cosa...

Con los sesenta bajan las ganas de todo, exceptuando las de comer. Los que no se jubilan de forma anticipada, no saben la suerte que tienen. Con esas ansias, de no se sabe qué, llegan a la jubilación (actualmente a los 67 años) sin darse cuenta y como chiquillos que esperan las vacaciones de verano. Es cuando, ya jubilados y con la paga en el bolsillo, se dan cuenta de su error. La vida es mucho mejor mientras trabajas, especialmente porque eres más joven y tu mente está ocupada en algo. Si que son verdad los viajes a bajo precio del IMSERSO, pero las excursiones posteriores hay que pagarlas y son caras y de escaso interés. Para las buenas y baratas ya te fallan las fuerzas. Comidas malas y mucho autobús, sin que nadie entone canción alguna... La mejor etapa del ser humano es, con diferencia, entre los cuarenta y los sesenta.

Tras los sesenta falta una última etapa, naturalmente la peor. 
Tras los saludos de rigor, me decía un amigo que me encontré estos días de fiesta...
- Cuando llegas a los setenta se notan cosas... ¡Yo ya las he notado!.
Coño con los amigos... ¡Que para los setenta solo me falta uno!. Ese día mejor hubiera sido que me encontrara con el diablo. ¿Como que voy a notar cosas? ¡Que ganas de asustar a la gente!. Esas cosas hace ya muchos años que las he notado. Con decir que ya me da pereza ir a buscar setas, ¡que es lo que más me ha gustado en esta vida...! Vaya tonterías que dicen algunos. Decir que cuando se cumplen los setenta años se notan cosas... ¡Como si hubiera descubierto las Américas...! Pues claro que se notan cosas, pero no son las que tienes, sino las que faltan. Sobre todo las fuerzas.
¡Ay Señor...! ¿Vivir dos veces?. ¡Quita, quita...! ¿Para qué?. ¡Con una ya vamos bien servidos...!

RAFAEL FABREGAT