24 de julio de 2017

2457- EL REY DE PATONES.

Para visitar este reino no hay que viajar a países lejanos. A 71 Km. al noroeste de Madrid se encuentra la "aldea negra" de Patones de Arriba. Lo de "aldea negra" viene dado porque antiguamente sus tejados estaban construidos con pizarra, pero nada queda de todo aquello. Su mayor curiosidad histórica es la de haber albergado entre tan escasas y pobres paredes a todo un "rey", un espabilado para unos y déspota para otros, que dirigió el destino de sus vecinos desde la fundación del poblado en 1527 y hasta 1753, cuando esta figura desapareció con la muerte del último descendiente de la familia Prieto, que así se apellidaban. Su mayor gesta, en 1653, fue el impedir a sus vecinos el pago de tributos y escribir a Carlos III de España haciéndole saber que su negativa se debía al olvido en el que el Ducado de Uceda, del que dependían, tenía a este pueblo y motivo por el cual solicitaban su independencia. El rey Carlos III aceptó sus reclamaciones y el pueblo de Patones fue a partir de aquel momento pueblo de pleno derecho. 


Lo que no esperaba el reyezuelo del lugar es que, con aquella independencia, su figura como rey de Patones dejó ya de tener sentido y perdió potestades aunque, eso sí, sin caer todavía en el olvido. La dinastía familiar de los Prieto, que había regido hasta entonces los destinos de Patones de forma hereditaria, se extinguió definitivamente a mediados del siglo XVIII. En 1753, última fecha en la que queda constancia de la intervención del último "rey", éste se entrevistó con el cardenal Moscoso, supremo canciller de Castilla y consejero de Estado de Felipe IV para la construcción de una ermita que finalmente derivó en la actual iglesia de San José. Después, con respecto a la familia Prieto, el silencio. Cansados de las incomodidades del lugar, en la década de 1960 sus vecinos se trasladaron a una zona más baja del municipio y separada del mismo por menos de un kilómetro, pero haciendo distinción entre Patones de Arriba y Patones de Abajo o simplemente Patones, a secas. 


En llano y junto a la carretera comarcal M-102 el nuevo pueblo de Patones no paró de progresar, mientras la aldea quedaba primeramente abandonada y posteriormente relegada a artistas y aventureros que vieron posible explotación para turismo rural. No se equivocaron, pues no faltan los curiosos que cada fin de semana remueven en la leyenda del "rey" Prieto y dejan allí sus dineros. Listos o tontos sus antiguos propietarios marcharon sin pensárselo dos veces y nada queda ya de la llamada "Aldea Negra". Olvidaron antiguas e incómodas costumbres para trasladarse al nuevo poblado que consta, mayoritariamente, de casas residenciales de una sola planta, dos a lo sumo, muchas de ellas solamente habitadas en fines de semana y festivos como forma de desconectar de la vida de ciudad a la que muchos marcharon. En cuanto a la vieja aldea de Patones de Arriba, apenas tiene interés para madrileños aburridos. Sus nuevos propietarios se han encargado de poner en valor viejas paredes y leyendas que llenan bares y albergues todos los fines de semana. Enhorabuena. 

RAFAEL FABREGAT

22 de julio de 2017

2456- GUATEMALA.

Pequeño estado soberano de América Central, de tan solo 108.889 Km2. y algo más de 16 millones de habitantes. Su cultura es herencia del pueblo Olmeca, Maya y del colonialismo español. Su idioma oficial es el español. Linda al norte y oeste con México; al este con Belice, mar Caribe y Honduras; al sureste con El Salvador y al sur con el océano Pacífico. El clima es pues muy variado ya que va desde en nivel cero de las costas oceánicas hasta cimas de más de 4.200 metros de altura. Su capital es la Ciudad de Guatemala o Nueva Guatemala de la Asunción, que tiene 2,3 millones de habitantes y cerca de 5 millones en su área metropolitana. Tras su independencia en 1821, se convirtió primero en Reino de Guatemala para ser más tarde parte del Primer Imperio Mexicano y República Federal de Centro América, no siendo hasta 1847 cuando se fundó la república actual. 

Aún así hubo diferentes regímenes dictatoriales hasta 1944 cuando, tras una revolución que duró toda una década y una larga guerra civil, retornó a la democracia y en 1996 se firmó el acuerdo de paz que daría por terminado un conflicto de casi cuatro décadas. Actualmente es una República Presidencialista.
Su geografía es fundamentalmente montañosa, aunque con suaves playas en las costas del Océano Pacífico. El suelo es extremadamente fértil y de explotación básicamente forestal. Muy importantes también son sus recursos mineros, todavía no suficientemente explotados. Paralela al Pacífico, la Sierra Madre atraviesa el país y se prolonga hacia Honduras, siendo Guatemala uno de los países más volcánicos del mundo, con seísmos y erupciones constantes. 

El terremoto de 1976 causó veintitrés mil muertos y setenta y seis mil heridos, dejando a más de un millón de personas sin hogar. Con una pluviometría de entre 500 a 4000 mm. el país cuenta con numerosos lagos y lagunas y su riqueza hidrográfica genera el 30% de la electricidad consumida por sus habitantes. Tiene un litoral costero de 148 Km. en el mar Caribe y de 254 Km. en el Pacífico. La mayor parte de la economía de Guatemala viene de la agricultura, siendo el primer exportador mundial de cardamomo, el quinto de azúcar y el séptimo de café. La importancia minera es también un gran pilar económico, pues tiene petróleo, oro, plata, jade y cobre, entre otros muchos minerales. La industria y la construcción ocupan también una buena cantidad de mano de obra.

El turismo es el sector que le sigue en importancia económica, no solo por sus playas y clima benigno, sino también por los numerosos monumentos de su histórico pasado que se mantienen impertérritos a pesar de los siglos. 
También su biodiversidad es excepcional, ocupando el segundo puesto de sudamérica en cuanto a especies y únicamente superada por Costa Rica. En su pequeño territorio alberga siete humedales de importancia internacional. Las raíces culturales de Guatemala, su diversidad cultural y lingüística, también son uno de los atractivos para la llegada de turistas que gustan de comprobar como costumbres ancestrales se mantienen vivas en buena parte de su territorio. Su diversidad topográfica sabe dar cobertura a los gustos más variados de sus visitantes. Está claro... ¡Hay que ir!.

RAFAEL FABREGAT

19 de julio de 2017

2455- PECATA MINUTA.

Para el gobierno español, presidido actualmente por Mariano Rajoy y su Partido Popular, los gravísimos hechos que están aconteciendo en Cataluña, es "pecata minuta". Hace ya mucho tiempo, meses, e incluso años, que los españoles estamos asistiendo al pulso independentista que algunos partidos catalanes, liderados actualmente por Carles Puigdemot, están llevando a cabo sin que el Gobierno español haya tomado medida alguna que pudiera paralizar tal desatino. Naturalmente los políticos saben mejor que el ciudadano de a pie lo que conviene y lo que no conviene hacer en determinado momento. Es por ello que los españoles estamos asistiendo, sin abrir la boca pero muy preocupados, a los incesantes atropellos que los radicales secesionistas llevan a cabo día tras día. 


No hay semana en la que el gobierno catalán, no apruebe leyes y lleve a cabo actos en contra del resto de España y por tanto también de esa mayoría catalana que no quiere la independencia. Disgustados, casi destrozados, vemos que el Gobierno no hace nada para detener a los culpables de semejante desatino y el tiempo pasa y las provocaciones se suceden sin que los españoles veamos que se toma medida alguna para paralizar este atropello ¿Hasta cuando?. Está claro que la gente corriente ignora cual es el propósito de nuestros gobernantes pero, justamente por ese desconocimiento, entendemos que cuanto más tiempo pase sin tomar medidas más barricadas construirán los separatistas para romper España y más difícil será derribarlas cuando el choque sea inevitable. 


Visita de Rajoy a las tropas españolas desplazadas a Estonia.
Todos sabemos que estas acciones no pararán a las primeras de cambio y menos aún de forma voluntaria. A mayor plazo que se les dé, más afianzados estarán en sus posiciones. Naturalmente pensamos, o queremos pensar, que el Gobierno sabe perfectamente lo que hace, pero a lo que los españoles estamos asistiendo es a la visión de que nuestros gobernantes no están haciendo otra cosa más que "darles cuerda", como si tuvieran claro que los independentistas se ahorcarán ellos mismos con ella. Mientras el gobierno español parece tranquilo frente a los independentistas, éstos no paran en aprobar leyes favorables a convertir todas las instituciones, hoy autonómicas, en autosuficientes para el día en que se declare la independencia unilateral. Ya no es que pidamos, sino que exigimos menos política internacional y más presencia en los problemas internos.

RAFAEL FABREGAT

18 de julio de 2017

2454- LOS FAMOSOS AGUADUCHOS.

Extraña palabreja que nos habla de tiempos pasados, de las miserias de los primeros años del siglo XX, en la capital de España y en la mayor parte de las capitales de provincia. En el resto del mundo las cosas no estaban mucho mejor... Con los calores del verano disponer de agua fresca era harto difícil y los tiempos no estaban como para tomar una cerveza fresca en cualquiera de los bares y tabernas de la metrópolis. El dinero andaba escaso, puesto que encontrar un trabajo medianamente remunerado era harto difícil. Lo único disponible eran trabajos de aprendiz, peón, mozo, trabajos duros y mal pagados en los que, con la excusa de mostrarte un oficio, no te pagaban nada, o casi nada. Ciudades oscuras, sucias y peligrosas debido a la miseria reinante. Calles de adoquines en el centro y de tierra en las afueras.

La única ventaja era que todos estaban igual, igual de mal. Pues bien, con esas miserias y temperaturas agobiantes nacieron los aguaduchos. Una forma económica de refrescarse, saciando la sed con poco dinero. Al aire libre, unas veces en forma de venta ambulante, por medio del correspondiente triciclo y otras como pequeño puesto desmontable, normalmente de madera e instalado en paseos o acera ancha que no molestara demasiado a los transeúntes. Se permitía la instalación de breves establecimientos que servían agua fresca y algún que otro refresco. Gracias a las barras industriales de hielo, esta gente suministraba a los viandantes que lo requerían... agua de cebada, café frío, horchata, bebida de cola, limonada, xarop y otros sucedáneos de los modernos refrescos que disfrutamos en el mundo de hoy. 

Normalmente los aguaduchos apenas si permitían un breve descanso en sendos taburetes situados junto al mostrador, pero también los había con pequeñas mesas y banquitos para saborear tranquilamente el refresco solicitado.
Como tantas otras cosas, todo ha pasado a la historia. Nadie de los que puedan leer esta entrada al Blog, habrán podido conocer este tipo de negocios, o muy de pasada. Quizás en alguna pequeña localidad de la amada y lejana sudamérica. Mejor que todo esto haya pasado a la Historia. El mundo actual, aunque con una riqueza muy mal repartida, ha visto nacer un gran desarrollo que generalmente nos permite alimentarnos con normalidad y hasta incluso permitirnos alguna alegría entonces insospechada. Cuando no hay apenas nada, cualquier nimiedad se ve como auténtico lujo. Aunque la igualdad no llegará nunca, viva al menos el progreso...

RAFAEL FABREGAT

17 de julio de 2017

2453- MOTILLA DE AZUER.

Extrañas formas nos contemplan desde hace más de 4.200 años en un paraje de Daimiel, provincia de Ciudad Real (España). Es la Motilla del Azuer, un asentamiento de la Edad del Bronce con el pozo más antiguo de España. La construcción se sitúa sobre una pequeña elevación del terreno, rodeada de una inmensa llanura. Suficiente para que sus habitantes pudieran explorar el terreno circundante y la presencia de extraños en las inmediaciones. En su tiempo el territorio estaría rodeado de encinas, robles y alcornoques, así como arbustos de enebro y jaras. Situado en la vega del río Azuer, sobre aquella elevación consiguieron captar el agua del nivel freático y controlar desde su emplazamiento posibles enemigos y las diferentes rutas naturales de otros grupos con los que llevar a cabo el siempre interesante intercambio de productos. 

Aquellas gentes disponían de tierra fértil y diferentes tipos de animales para cazar. No tenían problemas para conseguir todo tipo de legumbres ni para hacerse con carne fresca y sus correspondientes pieles con las que comerciar. También la caza de pluma como la perdiz, la avutarda y las anátidas eran abundantes en las proximidades de la zona y las trampas con las que cazarlas eran una forma de caza habitual entre aquellas gentes. Dentro de la fortificación de murallas concéntricas se han encontrado varios silos de almacenaje de grano y legumbres de más de 6 m3. de capacidad, hornos para la cocción de cerámica y otros para la producción metalúrgica de armas y herramientas. También se han delimitado zonas para el refugio de una cabaña ganadera caprina, así como de caballos y cerdos. 

Al este de la fortificación hay un gran patio en el que está ubicado el pozo que abastecía todas sus necesidades. Es la estructura hidráulica más antigua de la península ibérica. Obligatoriamente, el acceso al interior del recinto era por medio de estrechos pasillos circulares y concéntricos, paralelos a las murallas, al final de los cuales un paramento de grandes bloques de piedra caliza daba paso escalonado a los habitantes y a sus animales. Posibles atacantes tendrían sin duda grandes dificultades en penetrar al recinto interior, sin ser víctimas de las armas de sus moradores. Para llegar a las habitaciones centrales del recinto, habían de recorrer todo el pasillo circular, siendo blanco de todo tipo de dardos, piedras y proyectiles, además de agua o aceite hirviendo. 

Al exterior de este recinto fortificado y en un radio de más de 50 metros alrededor del mismo, estaban las casas de los habitantes del poblado, con diferentes cabañas, hogares y corrales para sus animales. 
Los habitáculos eran cuadrados u ovales, con una base de mampostería y muros de barro con troncos de diferente grosor incrustados en las paredes para reforzar sin duda la edificación. También había áreas abiertas para diferentes usos comunes, en los que se ubicaban hornos y hogares. 
Se estima que en este lugar habitaban no menos de 100 indivíduos con diferente jerarquía, reservándose su jefe el centro de la fortificación. 
En las proximidades del poblado zonas de enterramiento separadas por familias. Los difuntos se enterraban en fosas simples y posición lateral flexionada o dentro de muretes de mampostería. Algunos niños, de familia más distinguida, en el interior de vasijas de barro. 
Si llegar a la torre central, donde estaría la morada del jefe del poblado, era para los enemigos toda una proeza, acceder al agua de su pozo no necesitaba de un esfuerzo menor. Se precisaba recorrer largos y estrechos pasadizos cual si se tratara de un tesoro largamente soñado. El aspecto monumental de este enclave nos habla del gran esfuerzo que se necesitó para su construcción y mantenimiento, lo que implica la presencia de uno o varios jerarcas que dispusieran posiblemente de mano de obra esclavizada.

En Egipto ya estarían construyéndose las primeras pirámides, pero a las antiguas civilizaciones les costó algunos siglos más llegar a occidente. Como fácilmente podemos imaginar, en aquellos tiempos las comunicaciones eran muy lentas. 
En cuanto al aspecto de este tipo de construcciones, teniendo en cuenta la llanura que les rodeaba, eran una torre central con acceso en espiral para facilitar, en caso de ataque, la defensa de sus habitantes y sus almacenes de grano. 
Normalmente los habitantes vivían al exterior de la llamada "motilla", morada del reyezuelo de turno, lugar donde se almacenaban las cosechas y torre de vigilancia. En caso de necesidad, los pobladores podían refugiarse en el interior del recinto pudiendo resistir un largo asedio al disponer de comida y agua de forma indefinida.

RAFAEL FABREGAT

13 de julio de 2017

2452- SANTA MARÍA DEL YERMO.

Iglesia del siglo XIII, en cuya lápida de consagración podemos leer... "Era de MCCXLI (año 1203 según el calendario actual) esta iglesia de Santa María. Pedro Quintana me hizo. Padre nuestro por su alma"...
Doce siglos atrás había un monasterio dependiente del obispado de Oviedo. El citado monasterio ya estaba en este mismo emplazamiento en el siglo IX, pero nada queda de aquel y todo cuanto podemos contemplar hoy es la iglesia consagrada el año 1203, sobre las ruinas del antiguo monasterio prerrománico. El estilo es protogótico o románico montañés, con arquivoltas apuntadas en la entrada, entremezcladas con ventanas de medio punto. La coletilla (del Yermo) es porque se construyó en zona despoblada. Esta iglesia depende actualmente del municipio de Cartes, provincia de Cantabria.


Aunque sin documentación que lo certifique, el monasterio anterior a esta iglesia fue fundado a mediados del siglo IX ya que el año 853 los obispos Severino y Arnulfo lo donaron al obispo Serano, de Oviedo, haciendo constar que lo habían fundado ellos mismos e incluyendo en su donación fincas y propiedades que lo acompañaban. No existe documentación alguna sobre el desarrollo de su actividad en aquellos tiempos, ni tampoco de la fecha de la extinción de tal actividad. Sin embargo si existe mención del abate Poncio del Yermo en el año 1031, lo que hace suponer que en esa fecha todavía se ejercía actividad monástica. Ya no hay otras noticias posteriores a esa fecha o anteriores a su reconstrucción. Lo que también está acreditado es que en el momento de su reconstrucción en 1203 el edificio, posiblemente en estado ruinoso, no tenía actividad alguna. 

Esta iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural en 1930 e incorporada al Tesoro Nacional, siendo el anterior monasterio uno de los más antiguos de Cantabria y uno de los primeros señoríos feudales implantados en aquellas tierras. Entre sus bienes estaban incluidos pastos, pozos, iglesias y ermitas. Aunque nada se conserva de aquel antiguo monasterio, la Iglesia de Santa María del Yermo sigue siendo uno de los monumentos más interesantes del románico montañés. Un estilo románico cuya entrada y arquivoltas son apuntadas, fachada rematada con una cornisa sostenida con rombos tangentes y canecillos con temas de figuras humanas. La sacristía y la espadaña fueron añadidas en los siglos XVII y XVIII. Si pasan por la zona no dejen de visitarla. En una masía cercana os dejarán la llave u os abrirán la puerta.

RAFAEL FABREGAT